Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


jueves, 24 de noviembre de 2011

Breve homenaje a Freddie Mercury




Estatua de Freddie frente al lago Leman, Suiza.


Parece mentira, 20 años sin Freddie Mercury, nacido como Farrokh Bulsara, en el protectorado inglés de Zanzíbar -hoy Tanzania-, un 5 de Setiembre de 1946.

20 años ya con la gran ausencia que este genio de la música y los escenarios dejó; como un agujero negro en la galaxia musical.

Un auténtico divo

Pese a no ser inglés, tenía todos los rasgos característicos de la proverbial excentricidad británica, y un perfecto acento british, bastante "posh". Y eso que Freddie y su familia se mudaron a Londres cuando él estaba ya alrededor de los veinte años.

Estudió diseño gráfico en el Politécnico de Isleworth y ejerció varios pequeños trabajos antes de entrar a la música, por ejemplo, vendió ropa en el aeropuerto y en Piccadilly Circus.Luego de algunas incursiones en bandas menores, alrededor de 1969 - 1970 conoció a May, Bacon y Taylor y decidieron fundar Queen.

Junto a Montserrat Caballé
Su registro vocal era realmente impresionante, iba desde la categoría de barítono hasta soprano o tenor. Esto quedó plenamente demostrado con el estilo musical de Queen, que oscilaba entre el glam rock y una especie de mestizaje o "pasticcio" fruto de la opera italiana y la música clásica romántica -con generosas dosis de hard rock-.

Uno de sus últimos trabajos discográficos fue el disco "Barcelona", con la gran cantante  de opera Montserrant Caballé, de quien Freddie era fan. Además era un gran pianista y no le iba nada mal con la guitarra, aunque era sumamente auto crítico consigo mismo en cuanto a su talento como instrumentista.

Freddie fue bisexual durante la mayor parte de su vida, aunque su actitud respecto de su orientación sexual fuera algo equívoca y ambigua con la prensa, quizás se tratara de una actitud estudiada, como fuera el caso de Bowie, quien jugaba  a la bisexualidad como parte de una estrategia marketera. Pero lo importante es que hubo alguien que fue el amor de su vida, y se trató de una mujer: Mary Austin. A ella le dedicó temas como "Love of my life" y "You're my best friend". vivieron juntos por más de siete años aunque nunca se casaron, y ella quedó siempre presente en su vida como su amiga y amante incondicional. Hoy por hoy, ella sigue viviendo en la casa de Freddie, junto a su familia. 

Freddie adquirió el VIH y tras una silenciosa y larga lucha -o resistencia- ante esta amenaza latente en su sangre, finalmente enfermó y, días antes de morir, admitió ante la prensa que sufría de SIDA. Este fue el anuncio que Freddie hizo ante los medios:

"Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad. Mi privacidad ha sido siempre muy importante para mí y soy famoso por prácticamente no dar entrevistas. Esta política continuará."


Impresionante performer


Durante sus últimos años, estuvo acompañado sentimentalmente por Jim Hutton, quien estuvo con él hasta su muerte, y lo sobrevivi{o varios años. Hutton falleció el pasado año.

Creemos que nadie igualará a Freddie, por su voz, por sus exquisitas composiciones, por su magnetismo como frontman y showman, Por su pinta de galán estilo "Valentino", que tan bien le sentaba. Fue un divo, una estrella, que, como todas en este mundo, es fugaz.

Freddie se fue con sólo 45 años, en el inicio de una plenitud, o en la juventud de la madurez, teniendo aún un largo trecho por andar y muchas canciones por cantar. Como reza el dicho inglés "The "Queen" is dead, Long live the "Queen"!" ...

O simplemente, ¡Viva Freddie Mercury! Porque millones seguiremos cantando esos himnos que compusiste, siguiendo tímidamente la estela de tu alucinante voz.





Se ha producido un error en este gadget.