Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Miserylab: El extraño caso de Mister King o Este es el fin del mundo, tal como lo conocemos.

El oscuro y guapísimo Mr. King, factotum de Miserylab.
Cecilia Medo.


Porl King, ex vocalista, guitarrista y compositor de Rosetta Stone viene bombardeándonos con excelentes discos desde la segunda mitad de los dos miles. Con un perfil bajísimo, pero una actividad prolífica e imparable, está colocando su proyecto  en solitario, Miserylab, en boca de los más exigentes críticos especializados.


Desde un oscuro laboratorio:

Miserylab no surgió como un proyecto musical pensado y planificado. Tampoco es el típico retorno del rockero del ayer, ese que se anuncia con bombos y platillos, con ansias por recuperar a los antiguos fans y dispuesto a conquistar a las nuevas hornadas de melómanos, no. Piensen ¿cuántos de esos come backs nos está tocando ver en estos tiempos? Por eso mismo, este no es el caso. Miserylab es el proyecto muy solitario de Porl King (Reino Unido, 1967), ex compositor, vocalista y guitarrista de la banda dark gothic Rosetta Stone, que sonara  bastante en los años noventa, especialmente con el compilatorio “Adrenaline” –con el exitoso single “The Witch”, cover del tema original de The Rattles, banda de los años 70-, y el álbum “The tyranny of inaction”.

Después de su interesante participación en Rosetta Stone, misma que finalizara en 1998, Porl se había estado dedicando a la producción y mezcla digital. Entusiasmado por pulir el sonido de otros músicos, como en el caso de  buenas bandas como Liverpool y Mulu, o el rock progresivo de Mellow, agrupación francesa cuya música fue remezclada por Porl para crear el soundtrack para la película de “arte” de Roman Coppola  -hijísimo de Francis Ford Coppola, claro-, llamada “CQ”.

Pero la necesidad de crear es como la adicción a las drogas, te persigue. Y a Porl lo volvió a alcanzar entre el 2000 y 2005. Compuso varios temas, pero la vida y sus obstáculos cotidianos los colocaron entre paréntesis. Este se quebró en el 2007, cuando el ex Rosetta al fin pudo grabar  varios temas en su nuevo estudio casero, en Leeds. La sensibilidad “dark” de su anterior etapa musical continuaba intacta, pero los tiempos habían cambiado, y Porl lo había entendido como nadie.

Retorno desde el ciberespacio:


Miserylab era inicialmente Misery:lab, Porl había creado una cuenta  en Myspace por sus trabajos como sound mixer, y allí había colgado algunos de los nuevos tracks. Eso era todo, aparentemente. Pero las cosas funcionaron mejor de lo esperado y Porl decidió simplificar el nombre para facilitar la búsqueda en internet de los fans. Quitó esos dos puntos y quedó Miserylab, un laboratorio donde intentar conjurar la miseria en la que estamos sumidos.

Porl King es uno de esos seres absurdos a los que les gusta complicarse la vida. Se hizo vegetariano porque detesta el abuso y codicia del hombre, que se refleja en el maltrato hacia los animales; y como se dio cuenta de que en nuestro mundo el hombre sigue alimentándose del hombre: es decir, que nunca dejamos de ser caníbales, se mantiene bastante alejado de la tontería del show biz. Además, es un tipo que sufre de una complicada fobia social –fobia a las muchedumbres,toda una contradicción para un músico de rock-, razón por la cual no ha vuelto a tocar en vivo y no piensa que eso vaya a ocurrir, ya que en su prontuario clínico puede jactarse de un serio infarto al corazón antes de los cuarenta, como para redondear la idea.

Pero en esta nueva etapa, las reglas las pondría él. Desde el 2007 ha grabado en su estudio a solas, acompañado de la tecnología que  permite que él sea el único “humano” presente en las sesiones de grabación. Si con Rosetta Stone tenía a Madame Razor, la caja de ritmos y sintetizadores -aparte del bajo de Karl North-, ahora Porl cuenta con varios artilugios o gadgets que le permiten grabar la percusión, bajos y teclados para sus composiciones al tiempo que él canta y toca la guitarra. Empecinado en que el público tenga el mayor acceso a su música, promueve que sus tracks y videos sean bajados gratuitamente, solamente saca CDs en edición limitada, cediendo a la presión de sus fans quienes le exigen un formato “físico” –o una hard copy- de su música.

Es un caso por demás extraño, aunque perfectamente insertado en estos tiempos. Un músico real que elige internet antes que un estadio o auditorio lleno de gente para mostrar su arte. Un sujeto que abraza la tecnología para lograr un único objetivo: hacer su música, pero a su manera. Es un experimento, pero exitoso. La crítica especializada ha recibido sus singles, Ep’s y álbumes  con ambos pulgares hacia arriba.


"From which no light escapes" 2011, uno de los últimos lanzamientos


Letras, música y filosofía de vida:

La música delata el pasado gótico y oscuro de King, no se podía esperar otra cosa. Sonido oscuro pero vigoroso, intenso pero atmosférico Dark Wave distante pero melódico, algo de nostalgia que se suma a la “nueva” oscuridad de estos, nuestros tiempos. La voz grave de Porl enriquece las melodías, haciéndolas más solemnes, más intensas.  Las letras no hacen concesiones a la oscura poesía de los tiempos de Rosetta Stone, por el contrario, Porl ha preferido escribir canciones en un lenguaje muy directo, real, sin adornos. Volviendo a la parte musical, King decidió partir de las limitaciones,  de lo que no tiene a la mano, evitando excesos a la hora de post producir sus álbumes: “Miserylab se trata de crear con la limitación. Ello asegura un mayor esfuerzo en cuanto a la composición y mi performance en el estudio”, afirma el músico.

Pero más que nada, Miserylab es el relato de un cronista invisible, que nos cuenta nuestra vida desde su secreto lugar de observación, la caída de la civilización occidental, o el fin del mundo tal como lo conocíamos.



Con un filón político importante, sus letras denuncian y gritan la injusticia institucionalizada, la inutilidad de las instituciones políticas y el estrepitoso fracaso de nuestro modelo de sociedad: “No estoy tratando de cambiar la percepción de otros respecto del mundo… Ni siquiera puedo convencer a los fans de Rosetta de darle una oportunidad a Miserylab – y mucho menos que se deshagan de la apatía e indiferencia respecto de los temas de importancia”, afirma el músico. Esta actitud es la que predomina en cada tema de Miserylab, lo que lo emparenta a los primeros Killing Joke o Joy Division.


"Void of life", su último disco.

La crítica está recibiendo con entusiasmo cada entrega de King, Peter Marks, de la publicación especializada Brutal Resonance (http://www.brutalresonance.com)  escribió -en el pasado Octubre- un largo e interesantísimo artículo sobre el último trabajo de Miserylab, “Void of life” (Carbon Neutral Digital, 2011); aquí reproducimos uno de sus comentarios: “Desde que The Cure sacó “The Top”, ningún otro estreno  musical me había dejado tan exhausto. Al final del tema Last Day, te encontrarás tirado en el piso, preguntándote qué sentido tiene ya alguna cosa. Es imposible escuchar nada después de esto, el disco demanda al menos dos horas de cura de silencio para asimilar lo que acabas de escuchar. Si el álbum anterior –lanzado hace unos meses apenas-  ya nos había dado señales de la evolución de Miserylab, este último es un descenso completo hasta el punto más bajo de una inmensa sima. No hay auto compasión ni catástrofe sentimental aquí, solamente  una  sombría aceptación de la realidad tal como es. El escapismo no figura en el universo de Mr. King, tal como lo demuestran estas aceradas composiciones”.

EL apuesto Mr. King se ha convertido en el cronista sombrío de estos tiempos, excelente banda sonora para no escuchar las monstruosas noticias que escupen los telediarios. Esto es lo que se cocina en ese laboratorio de la miseria. Que es suya y nuestra, tal como él la ve con esos bellos ojos, inconmensurablemente abiertos...







           









                             
                                                                 


















 




No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.