Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


jueves, 29 de septiembre de 2011

UNA ESTROFIALIAZIÓN A LAS KARUMPTRAS NÁMICAS

Rafael Llimós
"Lo más hermoso de Florencia es el restaurante McDonald's".
Andy Warhol
Y se inaugura la Bruno Gallery, un nuevo espacio en Lima para el arte contemporáneo. Arranca con uno de los ejemplos más llamativos que la escena artística limeña nos puede ofrecer: el arte de Mucho. ¿quién es Mucho?. Mucho no es un sujeto real. Él no es más que un concepto, una construcción intelectual. Aquí el arte conceptual no tiene como consecuencia solo a la obra material, sino también el mismo artista es una obra de arte
Las dos últimas décadas del siglo pasado, estuvieron marcadas por una terrible violencia política, que el arte contemporáneo, en los trabajos más inteligentemente elaborados, reflejó y denunció. Luego aparecen en Lima, en este s. XXI, en medio de esta globalización galopante de la era Internet, nuevas expresiones, donde los referentes locales, si es que existen, se pierden dentro de un conjunto de signos, procedentes de esa cultura global, de la cual nadie parece poder escapar. El arte de Mucho es una de estas expresiones.

Después de la tormenta, dicen, regresa la calma (la aparente calma). Libre de la violencia que marcó a los artistas de las generaciones anteriores, Mucho asume, en una posición local, la transformación que afectó a las artes visuales, iniciada por la llamada Cultura Pop, en un proceso de apropiación de las múltiples expresiones de la cultura de masa globalizada y de las huellas que las vanguardias artísticas han dejado en ella. Mucho se alimenta del pop art, del comic, del arte conceptual, del graffiti, del diseño gráfico, de la tipografía y de la ilustración. Un conjunto donde los intercruces y las diferencias (incluyendo los títulos en inglés de sus obras) no cancelan sentidos, sino al contrario, la diversidad y las posibles fricciones a causa de ella, los potencian y relacionan.

Su trabajo se acerca a los neoexpresionistas de los ochenta en los Estados Unidos, y nos recuerda a Basquiat y Haring, pintores vinculados con el graffiti de la calle. Sin embargo, Mucho está alejado de los graffiteros y su arte callejero, teniendo con el arte del graffiti solo una relación sutil.
De Basquiat y de Haring, Mucho rescata la expresión personal, superando cualquier tendencia impersonal, propias del minimal art; así como la importancia de la figuración en medio de la abstracción; el uso de elementos fantásticos; la fuerza expresiva del action painting; la ilusión de profundidad casi inexistente; la poca factura técnica (en el sentido más clásico); así como también, la recreación distorsionada de la realidad que nos acerca al arte psicodélico. Mucho también nos recuerda a Liechestein, a través de las influencias del pop art y del comic, que se manifiestan en los colores encendidos y en la reproducción de figuras propias de las historietas o los dibujos animados.

Mucho, junta los referentes de esta actualidad globalizada, a manera del pastiche, bajo una estética urbana, en el sentido más juvenil y actual del término, acercándose al afiche, al graffiti, al fanzine y al perfil visual de las actuales ciudades icónicas, donde los letreros luminosos son los mayores protagonistas.

El arte dc Mucho, es representativo del lado más globalizado de una ciudad periférica como Lima. No consiste en una propuesta de hibridación entre lo global y lo local, entre lo moderno y la tradición, o entre el centro y la periferia, que nos recuerda al concepto de cultura híbrida de García Canclini; ni tampoco, en una posición de resistencia basada en la reinterpretación del discurso de un supuesto dominador, como son calificadas algunas expresiones desde la teoría poscolonial.

¿Qué significa: Una Estrofialiazión a Las Karumptras Námicas, el llamativo título de la exposición? Francamente no posee un significado lógico, según las propias palabras del artista. Un juego de palabras que apela al lado lúdico del arte, donde cada lector construye sus propios significados, apelando al hecho de que actualmente, como en ningún período de la historia, la obra de arte se presta a una mayor diversidad de sentidos, recordándonos el concepto de obra abierta de Umberto Eco.
Se ha producido un error en este gadget.