Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


viernes, 30 de marzo de 2012

Volumen I muestra individual de Mavi Reyes por Renzo Copello






VOLUMEN i

La memoria es una función del cerebro y, a la vez, un fenómeno de la mente que nos permite codificar, almacenar y recuperar información. Por otro lado, más allá de cualquier definición psicológica o biológica, un recuerdo generalmente es una invención propia, ya que nuestras emociones interfieren en cómo nos apropiamos de aquellas imágenes que hemos dejamos atrás. Lo único verdaderamente innegable son los objetos que atesoramos como vestigios de aquel tiempo.

A través de esta primera individual la pintora Mavi Reyes interroga su memoria desde aquellos testigos simbólicos que ha atesorado durante las últimas décadas de su vida. A partir de ellos practica un recuento de sus logros y fracasos, mostrándonos los hechos tal como ella los recuerda. Pero no nos presenta los objetos en sí mismos, nos muestra su interpretación actual en dibujos. Así, intenta construir un nuevo sentido para ellos desde su situación actual como individuo, como mujer y como artista plástica. De esta manera, nos ofrece compartir una nueva visión sobre el pasado. Por esto no podemos considerar que esta exposición tenga una aproximación biográfica, aunque las coincidencias con lo que verdaderamente pasó en la vida de la artista sean verosímiles.
En VOLUMEN i la artista nos presenta en un caos ordenado una variedad de dibujos en acrílico. Con ello intenta apropiarse del espacio sin respetar el orden lógico propio del espacio de una galería. De esta manera invita al espectador a familiarizarse con los detalles de cada objeto dibujo en particular: cuestionar su lugar en el espacio y discrepar en el orden en el que podrían ocurrir los acontecimientos. La instalación invita a que el espectador se pueda vincular de una manera personal y establezca un paralelo con el desorden de sus propios recuerdos.
De esta manera, en esta exposición la artista nos muestra pistas sobre sus procesos emocionales más íntimos. Nos comparte detalles, como si fueran un rastro irónico, del camino que le ha llevado a constituirse como persona y como artista plástica. En los dibujos de Mavi Reyes pareciera que toda victoria y toda derrota se asoman por encima del hombro de nuestro presente y nos habla. Pero aunque este proceso sea algo similar a una asociación libre de hechos y sensaciones, se podría asegurar, por lo menos en lo que respecta a esta exposición, que los recuerdos son la expresión de que ha ocurrido un aprendizaje.

Renzo Copello






Se ha producido un error en este gadget.