Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


lunes, 26 de septiembre de 2011

Calidad sonora y expresiva: Ain Soph Aur

 Luis Espinoza
Mi melancolía quiere descansar en los escondites y los abismos de la perfección: he aquí por qué necesito de la música”.
(Friedrich Nietzsche)

Se puede admirar o amar (u odiar; tú caso será) a Nietzsche por muchas cosas, pero si hubiese alguna circunstancia por la cual reducir su parafernalia artística y filosófica a una sola expresión, me quedo con su frase epistolar “Sin la música la vida sería un error”.
Pero este artículo no apunta a evocar a Nietzsche ni a su filosofía ni a la caca de colores. Es más sencillo; se trata sólo de música, música que justifique a la frase citada, así como la frase justifica a la vida, al mundo, a la creación. Entonces no hablo de los “musilánimes” (músicos y pusilánimes) explotados por maquinaria$ marketera$ que producen papel higiénico usado en formato de cds, dvds y bluerays; léelo como Justin Bieber, Jonas Brothers, Justin Timberlake, Shakira, etc.
Hoy, en realidad, lo que quiero es poner en estas páginas a una banda francesa (y de París) que me tiene hace ocho días re escuchándoles incansablemente y remitiéndome a la frase que vale la pena repetir “Sin la música la vida sería un error”. Se trata de Ain Soph Aur, que profiere cortes musicales (y diríase que de navaja también) que por momentos transitan por los sonidos del postpunk de los ochentas; luego por los del rock gótico, y también por los de la música industrial, mezclándolos finalmente como colores sobre un lienzo sonoro, frío y perturbador. Adictivo, además.
Probablemente, la masa “oficial” y “borreguizada”, conservadora en sus estándares de calidad –lo que la coloca siempre en el lado más triste y equívoco de la historia– no sea capaz de entender y asimilar los peculiares sonidos de Ain Soph Aur. Pero los que buscan la calidad sonora y expresiva (en mi mancha a esa especie se les llama mal hijos) desde la aproximación objetiva de “esto me gusta porque es bueno” (en vez de la tristeza fútil de “esto es bueno porque me gusta”) podrían gozar, en mayor medida, de la breve pero dinámica discografía de estos ignotos franceses.
La música de Ain Soph Aur registra sonidos de melancolía y tragedia, pero también te para, te estimula. No es coca, pero cómo se le parece. Sus comienzos se remontan a 1994, a partir de la convergencia de amigos en conciertos de bandas subterráneas desde la segunda mitad de los ochentas.
Sin embargo, su primer mini álbum vio la luz recién en el 2004 conteniendo 7 tracks bajo el título de Horsemen Ov Mentalis Apocalypse. Disco místico e introspectivo. Atmósfera intensa, audaz, turbulenta, tanto en música como en letras. Desde esa producción ya se entendía que las canciones de Ain Soph Aur eran, como ha afirmado recientemente el vocalista Phil K., “una introspección, un cuestionamiento, una sesión de psicoanálisis, una oración, un conjuro…”
Llegado el 2010 (casi como decir ayer nomás) aparece el primer y único álbum oficial con el título Des Pierres Blanches. Sonidos coldwave incisivos que se funden con la voz grave y oscura de Phil K. Es mágico el remake del tema Visage Tranquille, que la banda ya había grabado en el disco del 2004.
La importancia adquirida y merecida por Ain Soph Aur dentro de la escena dark europea (a pesar de su condición de banda caleta) se manifiesta en la participación que tuvieron, también en el 2010, en el disco de homenaje a Joy Division 30 Years With(out) Ian Curtis Transmission 80-10, junto a otras bandas que cuento entre mis favoritas como Guerre Froide, Clair Obscur, Femme Fatale, etc.
Si te animas a escuchar y leer más sobre Ain Soph Aur, el sitio web oficial que debes visitar es el de MySpace en www.myspace.com/ainsophaurmusic.
Discografía
2010. Des Pierres Blanches
Sello Manic Depression (MD017)                         
01. Aepantinam
02. 30_04_04
03. Panser Les Plaies
04. Notre Enfer
05. Visage Tranquille
06. Pas Baisser Les Bras
07. Si Tu…
08. Méfiance
09. Que Restera-t-il?
10. Malaise
11. Le Fil Du Rasoir

2004. Horsemen Ov Mentalis Apocalypse
Sello Flatliners Corp.
01. Raptus
02. Slowflesh
03. Darkhop
04. Order Ov Thelema
05. Visage Tranquille
06. Liber Oz
07. Lentum Invocat

Se ha producido un error en este gadget.