Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


domingo, 8 de enero de 2012

The Anniversary (1968) o el parche de la Davis


No veo mucho cine... de hecho no voy al cine muy seguido. Las únicas veces que lo he hecho ha sido para ver películas demasiado ñoñas como Soñadoras o Encantada, solo para regresar a mi casa cantando y bailando, colgándome de los postes por toda la avenida Larco, hasta que me tope con uno de ellos y caiga al suelo. Pyong

Pero a veces, por esas casualidades de la vida y gracias al youtube y esa extraña manera de relacionar los videos entre sí me he topado con algunas pelis medio antiguas de lo mas.... uhmmm particulares ... como la  que titula el post. El aniversario se llama, y por el título parecía que sería una mas de esas peliculas gringas sobre familias a lo Ingalls ... ¡Pero no! estaba Bette Davis como protagonista, lo que aseguraba que sería un despelote lleno de disfuerzos (magistrales desde luego) y mucho drama locón.

Dicen que es camp, que es humor negro, que la Davis estaba en el ocaso de su carrera y por eso aceptaba este tipo de papeles...  Para empezar no se si es camp, park o garden pero de lo que si estoy seguro es que quien la escribió (originalmente era una obra de teatro) se debió fumar antes el Central Park y luego el porrito fue encontrado por Roy Ward Barker (el director). Digamos que el resultado no es brillante pero al parecer tampoco aspiraba a ello, tiene lo que necesita y punto. A veces la pretensión malogra ciertas películas... además está la Davis que por poco y cambia al elenco completo.... incluídos personal detrás de cámara.

La primera razón para ver esta película se encuentra resumida en esta imagen:

 


Alguien me puede explicar que hace esta señora con un peinado propio de una niña de jardín de infacia, un parche en el ojo que ahora entiendo por qué las malas actrices de las novelas de Televisa lo han usado, sosteniendo un un bebe pichilón (con cierto morbo...) y mirándo con cara de:


 "¡¡¡¡¡ME MEO EN TODOOOOOS!!!!"

Pero no es una imagen muy exagerada digamos para la viuda de un empresario inmobiliario, la señora Taggart, madre de tres manganzones buenos solo para tener mujeres, travestirse a escondidas, y llenarse de hijos solo para recibir su propina cada que la hace.

La historia nos lleva al día de la celebración del aniversario de bodas de la señora Taggart (un momento..... no era viuda???... por qué rayos sigue celebrando su aniversario de bodas!!!! tenía que ser la Davis....) una reunión en la que toda la familia se reune, con las consecuencias que esto trae, porque de una madre así mucho de estabilidad emocional no podemos pedirle a los hijos...

Pero vamos a lo que me divierte que es la ropita de la película. Aún no tengo el dato del vestuarista, en realidad la historia es tan sencilla que tampoco tenían que contratar a Paco Rabanne para que vista a la Davis como Barbarella. Pero las soluciones que le hallan, pese a ser un poco predecibles, funcionan demasiado bien. Y me parece todo un logro.

Basta de rollos! pondré algunas imágenes e iré contándo.

La fotografía de la película también es otro elemento destacable, y es lo que al menos me ayudó a verla con ganas, está a cargo de  Harry Waxman, que no se quien diablos es porque la wikipedia me dice que es un político americano con cara de murciélago (espero que no sea él...). Así abre la película, tras torturarnos con The Anniversary Song a cargo de Al Jolson en los títulos (debo reconocer que es la mejor canción que se pudo escoger, pues ese espíritu decadente y sórdido transcurre con cada frase)


La bella Shirley, novia del Menor de los Taggart, Tom, en un juvenil trench blanco, tan cándido (y necio) como ella


la chica de la tienda de las flores... que por poco y nos muestra la flor de sus secretos...


Otra vez Shirleycita tratándo de demostrar que aún es una joven pura e inocente en este vestidito (blanco de nuevo) con detalles de encaje. No se necesita más.


 Karen, la esposa de Terry, el segundo de los hermanos y algunos de sus retoños.



¿No son bellos?



 
Olvidé mencionar el vestido de Karen, en un naranja con florecitas, tan histérico como ella y su peinado. (siempre he deseado que las mujeres puedan volver a hacerse esas cosas en los cabellos... no importa si luego una mañana encuentras un ratoncillo dentro, se veían geniales)

Ellas junto con los hijos componen una escena de una sobria palidez (¿?) algo rara. A por cierto el primero de la izquierda es Henry, el mayor mañoso con ínfulas de reina de los hijos. Todo esto ha sido preparado para...


... ¡Ella!
completamente de un rojo poderoso y dominante. No se nota muy bien pero a diferencia de los otros dos vestidos mencionados, este posee una ligereza (no se ajusta al cuerpo), propia de las libertades que solo ella posee en ese recinto. Y le permite a Mrs Taggart darse un bailecito a media escalera. Esta escena es especialmente deliciosa, y está constuida en base al poder de Bette Davis para encarnar a esta señorona.



Hasta el parchecito es rojo. Un detalle: sus labios han sido pintados de tal manera que han desdibujado la forma original de la boquita de la Bety, lo que hace que sus gestos se tornen mas caricaturescos de lo que pretenden...

Todo es sombrío en la casa, ni los niños se salvan...

ya luego... de las profundidades de su jardín-bosque....

Aparece con este ... eh.. no se como se llama, es como una bata.. un vestido medio japonoso... con pañuelito y broche. Todo en verde (color opuesto al rojo en el círculo cromático) (ajá! que observador que soy!!). y muy brillante.... Me resulta un poco parco... no sé.... es de hecho menos efusivo que el primero, y realmente es opuesto hasta en forma pues aquí si esta toda apretadita, no se por qué pienso en las actrices en decadencia....como ella... (vamos que ella nunca estuvo en decadencia...)


 La cara de todos lo dice todo...

y aquí la prueba de que la boca se la pintaron con una regla de ovalos como stencil.

Shirley, algo destapadita, en el cuarto de mamá Taggart que curiosamente luce tan verde como ella....


Si Dios no lo hace.... Mrs Taggart se encargará.

Bueno.... esto ha sido una muestra pequeñita y un intento algo vano en tratar de comprender el tema de la ropita en las pelis. Se que algunas cosas son obvias pero es bacán que nos detengamos en esos detalles que forman parte de la escencia de las películas. Yo personalmente recomiendo The Anniversary, es retorcida en cada minuto, con buenas actuaciones, una historia fluida con mucha influencia de la narrativa de teatro. Y es un regalo más de Bette Davis a sus incondicionales fans. ya si no me crees... te dejo el trailer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué tal alucinada me he dado con este artículo, te felicito.

Se ha producido un error en este gadget.