Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


miércoles, 18 de enero de 2012

Moda en el 2011 por Max Eguren Artigas

Sin dudas el calendario del 2011 tuvo su primera fecha importante en abril, cuando se realizó el Perú Moda, feria internacional organizada por PROMPERÚ, con el objetivo de promover la industria textil y de confecciones del país. Desde hace varios años, este evento reúne lo mejor de nuestra oferta exportable para presentarla a las compradores  de todo el mundo y de hecho se establecen nexos comerciales muy importantes.

Sin embargo, es en lo referido a la moda, en el área de diseñadores,  donde la dirección parece no estar bien definida, esto quizás porque las personas encargadas de hacer la selección tienen un evidente desconocimiento de lo que está ocurriendo en el medio del diseño, tanto en el exterior como en el ámbito local. Los criterios de selección de los diseñadores que aplican para tener un espacio en esta sección son los menos adecuados, estos incluyen condiciones  como tener una página web e indicar que presencia en medios tiene, que premios ha ganado o que estudios realizo en el exterior, descartando de plano lo interesante que podría resultar la propuesta creativa y técnica del solicitante.

Otra cosa es que a todas luces existe la tendencia entre los organizadores a confundir el diseño peruano con el diseño que incluya nuestros elementos étnicos o folklóricos. La moda se trata de innovación, no se puede quedar atrapada en el pasado y en lo local, esos elementos pueden estar presentes pero no deben significar un parámetro y por lo que se ve en esta feria hay muchos diseñadores que han encontrado en esa fórmula de trabajar los tejidos y bordados típicos o incluir en su discurso el trabajo con las comunidades de artesanos, una forma de asegurarse el apoyo y la promoción de los organizadores.

Si el resultado de ese trabajo se resume en que por varios años veamos los mismos tejidos y bordados, nos deberíamos preguntar quién enseña a quién, o quiénes realmente diseñan en esta relación de trabajo diseñadores/comunidades de artesanos. Si son estos últimos los que tienen la técnica, los diseñadores deberían aportar el estilo y la investigación para hacer que esas habilidades aprendidas de manera ancestral vayan mas allá y se traduzcan en productos que realmente obtengan un valor agregado alto en otros mercados y no signifiquen un trabajo todavía mal pagado.

Sabemos que hay varios diseñadores que realmente hacen un aporte de intercambio artístico, técnico, comercial y que además sienten un profundo respeto por la tradición textil y por los habitantes de las comunidades que aun la conservan en el  interior del país, pero podemos decir que son pocos.

En este blog ya hemos hecho un comentario sobre el LIF WEEK, del que tenemos la impresión que es otro esfuerzo mal direccionado de los organizadores, con los que PROMPERÚ se ha asociado para  la producción y realización del evento, es decir la empresa ESV, los que han centrado sus energías en una realización que pretende ser espectacular, con una locación enorme y una fachada que puede impresionar pero donde no se hace ningún aporte importante, de nuevo la falta de visión para hacer una selección cuando existen muchos diseñadores con propuestas interesantes que necesitan apoyo. Si el trabajo se hace para una entidad  promotora, deberían estar observando que es lo interesante que va apareciendo para darle impulso y no invertir patrocinando a diseñadores que ya tienen una trayectoria y los medios para autopromocionarse, nos parece además un poco pretencioso llamar “semana de la moda” a un evento que ocurre solo una vez al año y para una sola temporada con cero aprovechamiento comercial y de negocios.

Otros dos eventos importantes que ocurrieron fueron el Flashmode, concurso para diseñadores jóvenes y consagrados cuya convocatoria duró de Julio a Noviembre y que este año en especial, mostró un bajo nivel de competencia, básicamente por responsabilidad de sus organizadores que no han sabido plantear bien la convocatoria. Se nota que no está  claramente definido cual es el perfil de los participantes y los objetivos del concurso; este año el texto de explicación del tema fue especialmente confuso y creo que eso determinó la poca coherencia que tuvieron los diseñadores para plantear y sustentar sus colecciones.

Esto se puede entender de los jóvenes, tomando en cuenta que en nuestro medio las escuelas e institutos de diseño no imparten cursos orientados a la investigación técnica o el análisis teórico sobre historia de la moda, el vestido, la confección o los textiles pero sorprendió que los diseñadores “consagrados”, varios de los cuales han participado más de una vez, en esta oportunidad no hicieran ninguna presentación interesante y que al final del concurso la ganadora haya sido la opción que tomo menos riesgos, por lo que nos quedamos con la imagen de una mini colección bastante común en términos de diseño.

Luego vino lo que consideramos lo mas resaltante del año, a finales de noviembre llego el Cusco Always in Fashion, evento en cuya organización intervienen un gran número de personas e instituciones pero que tiene al frente a un equipo con objetivos más claros y mejor orientados, más allá de algunos descuidos de producción se han tomado en serio la tarea enorme de realizar, fuera de Lima, un festival que requiere un movimiento logístico y de personas bastante intenso, con una preparación y aprovechamiento acertado de los escenarios históricos de la ciudad del Cusco y con la justa fusión de lo antiguo con lo moderno, que da a los asistentes exactamente lo que ofrece: 100% MODA y la instauración de esta ciudad como un espacio de creación y creatividad que ha refrescado el ambiente.
Seguramente veremos evolucionar este evento de bienal a anual y pensamos que en los próximos años llegará a ser de lejos, el momento más importante para nuestros diseñadores.

Por otro lado, en iniciativas diferentes pero igualmente interesantes vimos la exposición “CULT: Fashion Art” en agosto que organizo el grupo Laboratory Perú, reuniendo a un grupo de diseñadores y artistas para presentar sus ideas en torno al traje en los ambientes de una casona de Miraflores, una propuesta ligera que se preparó con poco tiempo pero que resulto en un excelente experimento visual para los que participaron.

Con el peso de todo un trabajo y desarrollo previo, llegaron luego las exposiciones presentadas en Lima por Lucia Cuba, la primera en la pequeña sala de la Alianza Francesa de la Molina, “RAFIA” fue una exposición que resultaba de su “Proyecto Gamarra”, con el que reflexiona sobre la importancia de ese emporio comercial como fuente de recursos y laboratorio para un diseño nacional independiente.

La segunda que se inauguró en Setiembre en el Centro Cultural de España, en ella Lucia se adentro en una búsqueda por entender como es el proceso creativo de un grupo de diseñadores jóvenes y el resultado fue la exposición “Procesos Peruanos, Moda y Diseño” en la que nos revela ese lado tan personal que a veces no vemos de los creadores, ahí notamos algunas intervenciones más solidas que otras pero lo importante de esta muestra, mas allá de los ejercicios individuales, es el hecho que por fin alguien se toma el trabajo de investigar y asumir una posición sobre la moda peruana, entendiéndola como un fenómeno cultural y social que responde a las coyunturas actuales.

Siendo un año en el que, a pesar de la crisis internacional, nuestro país presenta una economía estable, hemos visto crecer enormemente la actividad del diseño, la cantidad de firmas que apostaron por la expansión o por salir al mercado ha sido grande, variada y con la carga de una fuerte determinación de competir por las preferencias de un público, que además está viendo llegar a nuestro medio un numero igualmente grande de firmas internacionales.

Versace, Carolina Herrera y Ferragamo son algunas de las que han llegado y que seguramente serán una punta de lanza para el arribo de nombres aun más importantes, eso significa que todo se pone más interesante y en ese contexto nos aventuramos a hacer una crítica constructiva  y también escoger a quienes creemos son los diseñadores más destacados de este año que termina, según nuestro criterio.

Aunque el medio en el Perú es pequeño, sería muy difícil hablar de todos, algunos han puesto mucha energía en sus carreras y se han avocado al trabajo arduo de ser diseñadores de verdad, no solo a parecerlo si no también a desarrollar una propuesta creativa y comercial propia.

Ganar un concurso, salir en la prensa o repetir sin cesar que uno es un gran creador no es suficiente, es necesario ser constantes y demostrar consecuencia con lo que uno hace… Este año Elfer Castro nos sorprendió pero no de buena manera, él tiene un enorme potencial creativo y además abrió una tienda en el Boulevard Marsano pero cometió la insensatez de presentarse en el Flash Mode, sustentando su trabajo de forma poco sincera. Eso escapa a la exageración que se le puede pasar por alto a un diseñador y esperamos que no se repita, sobre todo porque creemos que no necesita de esos artificios.

Otra diseñadora importante que parece no encontrar rumbo es Claudia Jiménez,  que expandió su negocio abriendo una nueva tienda en el Boulevard Jockey Plaza pero que en cuestión creativa ha mostrado solo colecciones muy dispersas y con poca identidad, sobre todo su última presentación “ACQUAIRIS” cuyo nombre nos hace pensar en algo totalmente diferente a lo que vimos en la presentación.

Por último Diremos que otro diseñador que no estuvo bien este año fue Genaro Rivas. Él tiene igualmente un gran potencial y sabe llamar muy bien la atención pero su última presentación en el MALI, con su colección ESCAPE, nos desconcertó pues la impresionante tarjeta de invitación y la locación donde se realizo el desfile, nos hacía pensar que ocurriría algo realmente importante pero nos encontramos con una presentación deslucida y apocada por la notoria falta de cuidado en la confección de las prendas y de la concepción de la colección en general.

Por el contrario y dentro de los aciertos más notorios,  nos tomaremos el tiempo para decir que dentro del ámbito exclusivamente creativo y luego de sus acertadas intervenciones como artista invitado en la exposición “Procesos Peruanos”, como director de arte del festival Cusco Always in Fashion y finalmente con la presentación de su colección de ropa masculina en el mismo evento, Edward Venero merece ser nombrado, no conocemos sus planes a futuro, ni sus deseos de desarrollarse comercialmente pero pensamos que siempre creará  interés sobre su trabajo bien pensado,  moderno y lleno de hermosos detalles.





Sergio Dávila es un verdadero diseñador internacional que nos sorprende con sus colecciones masculinas y femeninas llenas de diseños y desarrollos muy interesantes y técnicamente complejos, además de su determinación de ampliar el alcance del mercado de ropa de firma, apostando por la apertura de locales de sus tiendas "Royal Heart" en sitios como el Boulevard Marsano y el Urban Hall del centro de Lima, siempre con una propuesta completa y una imagen impecable.

Por último deberíamos confesar que el carácter de la firma de Gerardo Privat no es precisamente nuestro favorito, pero este diseñador cuyo trabajo habíamos visto alguna vez con cierto recelo,  tiene el gran mérito de haber creado exitosamente un universo propio y un estilo de vida inexistente en la realidad pero que encaja a la perfección con las aspiraciones de su creciente clientela. Si en el mundo de la moda el deseo, es un bien cuyo valor se podría comparar con el del oro, ya tiene el capital más importante para su despegue definitivo, esto sumado a la presentación de su última colección Resort 2012, que consideramos es la mejor que ha presentado hasta ahora y una de las mejores que hemos visto en los últimos años en nuestro medio, nos hace pensar en él como uno de los diseñadores más sobresalientes.

Este por supuesto es un recuento bastante resumido, hay otros diseñadores que están en proyectos individuales o grupales que ya comentaremos en algún momento y seguramente  se verán otras iniciativas en este año que viene, esperemos a ver que nos trae, desde aquí les deseamos lo mejor para el 2012.

Max Eguren Artigas
http://meamoda.blogspot.com

http://www.facebook.com/MEAMODA
Se ha producido un error en este gadget.