Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


viernes, 24 de febrero de 2012

The Mission: ¿Góticos por accidente? por Cecilia Medo



– La banda fundada y liderada por Wayne Hussey se apresta a visitar Lima por segunda vez, tras casi 10 años de ausencia, esta vez acompañados por la legendaria banda limeña “Lima 13”.




A mediados de la caleidoscópica década de los ochenta, y desde las brumosas islas británicas, toda clase de sonidos e imágenes impactantes repercutieron alrededor del globo. Esta miríada de acordes, voces y nuevos rostros, uno más inquietante que el otro, nació y se expandió como una dulce plaga después del formidable Big Bang del Punk, o sea, la llamada New Wave y sus criaturas.

De entre la niebla de estas islas, situadas en el atlántico norte, no pocos músicos sintieron el misterioso llamado de la nostalgia unida a un malestar crónico, algo parecido a un existencialismo poético que, aburrido de quedarse solamente en el inconformismo o el hastío, buscó en recónditos y arcanos conocimientos alguna trascendencia para esta existencia. Ese fue en resumen el origen del movimiento musical gótico, que siguió las huellas trazadas por los escritores góticos en el siglo XIX, ya que nada nuevo hay bajo el sol.

Podría decirse que Bauhaus dio el primer paso, y durante su breve vuelo, no tuvo rivales ni imitadores que valiera la pena reseñar. Los ojos de Peter Murphy quedaron impresos para siempre en nuestras retinas y en el imaginario popular: ¿quién no evoca esos ojos incandescentes, tan seductores como amenazantes? Pasión e intensidad de alto voltaje fueron ingredientes necesarios para el gothic rock.


Una Misión Casi Imposible:

Así lo entendió Wayne Hussey, cuando, tras un inexplicable período con “Dead Or Alive”, se unió a Andrew Eldritch y Cía. en su emblemático proyecto –hoy más que histórico- “The Sisters of Mercy”. Wayne se unió a las Hermanas de la Caridad en 1984. Sin embargo, desde el primer minuto las desavenencias entre Andrew Eldritch y Hussey cobraron víctimas mortales. La primera sería la propia agrupación, que se vería dividida, luego, el propio Wayne, al iniciar un proyecto musical paralelo con el nombre de “The Sisters”, que motivaría un acción legal de Eldritch en su contra que le costaría al menos unas 25,000 libras esterlinas. Así finalizó una alianza musical en la que dos egos muy fuertes habían colapsado.

Wayne Hussey era músico, no un simple oportunista, y decidió reformular la idea de un grupo propio. Así nació “The Mission”, de las cenizas de ese voraz incendio que su estadía en SOM había provocado. “The Mission” se formó oficialmente en 1986, sus fundadores claro está: Wayne Hussey, el bajo de Craig Adams (ex SOM), la batería de Mick Brown (Red Lorry, Yellow Lorry) y Simon Hinkler a la guitarra. Aparte de Hussey, la formación de “The Mission” ha ido cambiando a lo largo de su accidentada historia.


Una delicada Misión que cumplir…

Como dicen los ingleses, Wayne Hussey tenía que llenar unos zapatos muy grandes, incluso en esos años, The Sisters Of Mercy eran ya una banda legendaria, y musicalmente estaban sentando las bases de un sonido “gótico”; eran líderes indiscutibles en la escena. Probablemente nadie esperaba un album debut como “God’s Own Medicine”. Yo no lo esperaba. Recuerdo cuando un amigo me lo prestó y al escucharlo, la potencia de sus guitarras, bajo y percusión arrasaron con mis reservas, mientras la cálida y acariciante voz de Wayne Hussey discurría con igual facilidad desde un tema hard y potente como “Wasteland”, a un himno al amor y al erotismo como “Garden Of Delight” o “Love Me Till Death”. Nadie que haya escuchado “God’s Own…” puede desmentirnos: “The Mission”  fueron aprobados en una, “en one”. Ya habían conquistado a millones de jóvenes, e inclusive, empezaron a “compartir” audiencias con SOM. Consta en los anales que este primer disco llegó al Top 14 de las ventas. A este inolvidable debut, le siguieron otros grandes discos, como “The First Chapter” (1987) y “Children” (1988). The Mission siguió productiva y activa hasta 1996, cuando deciden poner fin a la banda y se despiden de su público en una gira especial. Pero tres años después, nuevamente con Craig Adams a su lado, Wayne retomó la vieja misión, y decidieron refundar el proyecto. En el 2000 iniciaron una gira mundial que los llevó a compartir escenario con los SOM, la que fue una de esas traviesas vueltas que da la vida. Sacaron nuevo disco: “Aura” (2001), y unos años después, otro más: “God Is A Bullet” (2007). En el año 2002 se produjo la primera visita de Wayne Hussey a Lima.

Wayne Hussey en la actualidad.

Wayne Hussey, un músico difícil de clasificar:

Hemos dicho líneas arriba que Wayne Hussey es ante todo y por sobre todo un músico. Y lo reiteramos. Es uno de los mejores vocalistas de su generación, con una voz rica en texturas y un tono grave que combina con cierta dulzura; por otro lado, es un excelente guitarrista, y para probarlo escuchen todos los hits de The Mission, en los cuales un breve solo de Wayne le da esa identidad melódica a la que muchos grupos góticos habían renunciado por entonces. Yendo a temas de apariencia, a diferencia de Peter Murphy, Eldritch y otras figuras góticas del momento, Wayne no vestía solamente de negro, más bien usaba camisas estilo paisley, o con mangas anchas y estampados orientales, y un pelo largo y ensortijado que, acompañado por una buena cantidad de collares y aderezos,y su par de gafas oscuras a lo "Lennon", le daban más bien un look neo hippie. Nos olvidábamos de su clásico sombrerito tipo western, aunque esta moda era también frecuente entre la gente de SOM y “Fields Of The Nephilim”.

Durante la segunda “interrupción” oficial de la Misión, Hussey sacó un disco en solitario en el 2009, llamado significativamente “Bare” (desnudo).Wayne fue educado como mormón y aunque se desconoce si aún es un practicante de esta religión, ello lo convierte en un bicho muy raro, siempre se ha pensado que el rock -en cualquiera de sus formas- está divorciado de las creencias religiosas, especialmente las de base cristiana. Es también amigo personal de Robert Smith, quizás el más estrafalario caso de la música rock-pop británica de los últimos 30 años. Por lo que se ve, Wayne no es fácilmente etiquetable. Fanático a muerte del Liverpool F.C., escribió un tema para la escuadra en el 2005, intitulado “Draped In Red”. Otra más para la colección de exotismos: Wayne vive en Brasil, felizmente casado con una brasilera, así que para nosotros es un vecino sudaka más.


The Misión en Lima: Acontecimiento musical del año:

Hoy, The Mission vuelve a tomar forma y Hussey y sus misioneros de ayer, Craig Adams y Simon Hinkler, y alguno de hoy, como Mike Kelly, estarán tocando en Lima en el mes de mayo,el día 23, el el local Scencia de la Molina, Este es un reencuentro muy esperado por la fanaticada nacional, y es parte de su gira sudamericana, que incluirá -por supuesto- a Brasil, Argentina y Chile, celebrando sus “25 years” de historia y actividad "misionera".


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.