Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


lunes, 22 de octubre de 2012

Jaime Higa – El arte de la ironía por Gabriela Diaz Palma



La capacidad de concurrencia entre los diversos actos creativos, o más bien formas estrictamente reproductoras de lo “existente”, posibilita el desarrollo de nuevos valores, conceptos e ideales. Sin embargo, en el juego de epítomes iconográficos se destacan nuevas maneras estéticas  y éticas de aproximación. En este sentido, el pensamiento del artista Jaime Higa da un giro en el lenguaje creativo para dar a conocer la existencia de otros realismos pop.
Tras sus estudios en la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Católica del Perú y graduado de la Escuela Superior de Bellas Artes Corriente Alterna, Higa lleva tiempo invirtiendo las diversas temáticas del pop, ya sea desde las relacionadas directamente con  los modos de vida de la sociedad de masas de consumo o enmascarando unas imágenes que más allá de su papel de representación, funcionan a la manera de símbolos personales e interpersonales. Sus piezas no solo remiten a contenidos sociales determinados, sino también a estructuras lingüísticas que van más allá de la estética; por ellos, la libre expansión de las facultades de imaginación y entendimiento sugerida en su obra.
Especular sobre lo sensible implica poder repensar la matriz del arte pop, remitida a una sociedad calificada como consumista.


Ello invita al artífice a apropiarse de esos bienes culturales, revalorando propiamente el modo de ser de su “sujeto”. Empeoro, la postura pop frente a la realidad nunca es crítica en sentido estricto, no es un realismo social que sirva a ideología alguna, sino una condición que revela una percepción consciente del deciframiento de la sociedad que lo origina: “Lo mío no es una crítica, porque cada día estamos más inmersos en el mundo de la imagen y criticarlos es más difícil.
Quizás haya un poco de ironía o de autoironía porque yo también soy un gran consumidor de imagen”.
En esta ocasión la ironía se presenta como una actitud y nunca como un fin en sí misma, lo que dificulta el tomar conciencia de ella y pensarla desde una “distancia” crítica. No obstante, hay un momento en que adquiere un especial relieve, presentándose como síntoma de vitalidad cultural, el cual forma parte de un discurso retórico y antagónico que gobierna la producción de las obras de Jaime Hiha. Solo la percepción renovada de cierto estilo favorece la interiorización instintiva de la imagen  como objeto de doble cuestión: la de su origen y contenido, y la de su destino.
La utilización de la pintura derivada de los colores planos del cartel, el cultivo de la bidimensionalidad, el recurso del dibujo nítido  y las técnicas mixtas como la utilización de stickers son otras tantas características de la obra de Higa. Intercalada entre autorretratos, el juego con ídolos tanto del ámbito popular como académico, y el de los cómics y pinturas, encontramos la peculiaridad que distingue a Higa, una forma de insertarse en la historia del arte. Por ejemplo representándose en Chagall, Frida Kalhlo, Lucha Reyes o Bruce Lee: “En una época he hecho un montón de autorretratos donde me planteo como personaje porque el arte siempre se ha dedicado a la belleza” (risas).


Sin embargo, su pintura abarca un universo más contemplativo y prominente, puesto que ahora último  interviene personajes de índole intelectual-vintage para traerlos al presente. “La idea era un poco trabajar con íconos que yo creo que han perdido vigencia después de la caída del Muro, por esa razón he creado las imágenes con representaciones del mundo neoliberal, los cartoons… Si los mezclo con las princesitas o stickers varios es como traerlos a la actualidad pues si Vallejo hubiese nacido hace diez años, seguramente hubiera visto a Las Chicas Superpoderosas.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.