Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


miércoles, 17 de octubre de 2012

SEX PISTOLS




Sello discográfico: Virgin
Producción: Bill Price, Chris Thomas
Dirección artística: Jamie Reid
Nacionalidad: Reino Unido
Duración: 38:35

En una década de malestar social, la grisácea fachada de la Gran Bretaña de los 70 se estaba viniendo abajo debido al elevado desempleo y a la creciente apatía. El país al completo parecía sumido en el síndrome de abstinencia, y el optimismo de los 60 no era más que un recuerdo distante. De repente, algo golpeó a los ciudadanos en la entrepierna, de forma tan literal como afirma el título de este disco.
En cuanto los Pistols tocaron sus primeros acordes, su notoriedad amenazó con sobrepasar el mundo de la música. El sentimiento se vio intensificado por la luminosa cubierta de Jamie Reid. Debido a su famoso logo y al uso de palabrotas, las tiendas se negaron a encargarlo e incluso el caso llegó a juicio (sobreseído después de que Richard Branson llamase a un lingüista para que testificara sobre el origen en absoluto obsceno de la palabra). Con un estilo que ensombrece el contenido, los primeros pasos se inician con "Holidays in the Sun", un venenoso recordatorio de que bajo el trabajo artístico de la cubierta había un álbum que pretendía alterar nuestra percepción de la música, la moda y las actitudes generacionales.
Ahí está la ferocidad de "Bodies", con su temática abortista, el sencillo aunque devastarodamente efectivo riff de Steve Jones en "Pretty Vacant", que dio esperanzas a todos los guitarristas malos del mundo (Jones también tocaba del mismo modo el bajo).
"Anarchy in the UK", por descontado, es el grito más famoso del álbum, pero "God Save the Queen" es la máxima representación de la rabia. Johnny Rotten convierte cada una de las notas en un insulto contra la realeza. Pocos momentos de la música popular alcanzan el grado del grito gutural de Rotten "no future for you". Quedaron encapsulados ahí muchos años de penurias juveniles.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Basiko! Este diskaso ez la kolumna vertebral del rock aktual!

Se ha producido un error en este gadget.