Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


lunes, 5 de diciembre de 2011

Cambia de Canal

Jaime Higa

Recuerdo que en los 90 viví una buena temporada embobado entre algunas series como Seinfeld y Friends, y de allí vino un gran vacío.
Hasta hace unos meses no recordaba la fiebre por las series norteamericanas y sucumbí primero con 24 (que al poco tiempo dejé), con “The walking Dead” me di cuenta que las series de  televisión habían cambiado de manera radical.
Basada en los comics de Robert Kirkman y Tony Moore, la primera temporada fue un éxito total  y los productores no presagiaban una segunda temporada.
Filmada en película de 16mm se explica la gran audiencia que recogió gracias a una  increíble dosificación entre el suspenso, el terror y el estupendo delineado psicológico de los personajes, también por el maquillaje y los efectos especiales.
Si bien es cierto  la segunda temporada no ha tenido el mismo manejo dramático de la primera esperamos con ansiedad la ya anunciada tercera temporada.


Quizás en las antípodas está Mad Men, serie dramática multipremiada con 3 Globos de Oro y 9 Emmy .
Esta serie tiene como contexto los Estados Unidos de fines de los 50 y comienzos de los 60. El protagonista Donald Draper es un antihéroe que tiene un oscuro pasado, hijo de una prostituta que muere al dar a luz,es así que Dick Whitman es cuidado en el campo por una familia amiga.
Pero en la guerra de Corea un ingeniero muere cerca de Whitman y este cambia su identidad por Donald Draper,quien luego se convertiría en un exitoso publicista.
Los primeros capítulos de la primera temporada son interesantes ya que nos van introduciendo a la vida de los publicistas alrededor de la agencia de Sterling & Cooper y sus consiguientes vidas cotidianas.
La serie va concatenando  eventos políticos como la pugna de Richard Nixon y Robert F. Kennedy en las elecciones, posteriormente el  magnicidio de este último, incorporando siempre comentarios  sesgados sobre la coyuntura histórica del país del norte.
Lejos de un tono victorioso nos va mostrando la construcción de un país con personajes amorales, por ejemplo  a Donald Draper/ Dick Whitman, se los muestra como un hombre infiel y hasta cierto punto inescrupuloso.
Y quizás en eso resida la riqueza de esta serie donde los protagonistas fuman y beben incansablemente y lejos de cierta ingenuidad que solemos asignar,la serie los muestra en su humana dimensión.
Aunque empezó con un tono casi crepuscular, la narración ha ido tomando cuerpo, atrapándonos con los avatares cotidianos de sus personajes.
Hay que mencionar que la ambientación de época es simplemente espectacular, tanto como el vestuario que dota la personalidad a sus protagonistas.
Si te aburriste de Mamanchura, Ciro, Rosario y Omar cambia de canal...


1 comentario:

Cecilia Medo dijo...

Es cierto, la TV gringa está pasando por uno de sus más brillantes momentos, opacando al mundo del cine yanqui...

Se ha producido un error en este gadget.