Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


viernes, 3 de agosto de 2012

Mike Kelley





1954 Detroit (Michigan), EEUU / reside y trabaja en Los Ángeles (California), EE UU
<Los artistas son gente a la que cierto privilegio social les permite actuar de un modo que no se espera de los adultos>
Un tema central de las performances, instalaciones, dibujos y textos de Mike Kelley son los <sistemas de fe>, que denomina <propaganda-gone-wrong> ( propaganda errónea). Los trabajos de Kelley integran un amplio abanico de fuentes: desde la iconografía cristiana, el surrealismo, el psicoanálisis y el arte conceptual hasta el movimiento hippie y punk norteamericano, la cultura trash, el folklore y la caricatura. Kelley, conocido hasta entonces hasta entonces como autor de performances, adquirió reconocimiento internacional con su proyecto, de varias partes, <Half a Man>, 1987-1991, que constaba, entre otras cosas de muñecas desgastadas, animales de peluche andrajosos, colchas de ganchillo y aparatos de cassettes. En los animales de trapo, Kelley vio modelos idealizados, asexuales, con los que los niños se adaptaban a las normas familiares y sociales. Las huellas de un uso intenso se convirtieron para Kelley en una imagen de cómo las coacciones se trasmiten de una generación a la siguiente. Así en <Educational Complex>, 1995- una reconstrucción a escala reducida de todos los centros educativos por los que pasó Kelley- aludió a los traumas de su propia niñez. AL igual que su proyecto con Tony Oursler sobre el pasado común en una banda de punks (<The Poetics Project>, 1997), esta forma historiográfica refleja los procesos del recuerdo. Por ejemplo, en <Pay for your Pleasure>, 1988, el observador pasa por un largo corredor de retratos y citas de escritores y filósofos, hasta llegar el autorretrato de un asesino vestido de payaso; con  sus exageraciones cómicas y grotescas, Kelley rompe, y muestra en sus complejas contradicciones, relaciones al parecer establecida entre placer y sentimiento de culpa, represión y sublimación, normalidad aparente, voyeurismo y el denominado <otro

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.