Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


lunes, 6 de agosto de 2012

Björk | Vespertine (2001)



Sello discográfico | One Little Indian
Producción | Bjork · Martin Console · Thomas knak
Dirección artística | Inez/ Vinoodh · M/M
Nacionalidad | Islandia.
Duración ¡ 55:33


<Este álbum trara en parte sobre el hecho de envolverse en un capullo>

Después de tres álbumes en solitario, Bjork, creyó que ya se había cartografiado casi del todo: los primeros y tímidos pasos de debut, el arrebato frenético de Post y el triste y potente Homogenic. Dijo que Vespertine era la última parte de sí misma. Antes de ponerse a trabajar en Vespertine había protagonizado la película de Lars von Trier Bailando en la oscuridad, metiéndose en la piel de Selma, un personaje introvertido que vivía en un <universo hermético> ese es precisamente el tono tranquilo y reflexivo que impregnó su nuevo álbum, que, según Bjork, trataba sobre <lo que pasa bajo mi piel, en lo más escondido>
Vespertine rezuma actividad submarina, en el sentido de que contiene unos devaneos físicos y emocionales nunca vistos. De hecho, Bjork había estado coleccionando sonidos mínimos desde 1997, como resultado de su interés por la celesta, el arpa y las cajas de música: <sonidos de percusión dulces y cortos>. Pero para Vespertine le hacía falta un virtuoso, así que reclamó la ayuda del dúo electrónico Matmos, que en el pasado había experimentado con artículos de broma e incluso con los sonidos de la cirugía plástica.


 Pero el disco no solo consiste en ruiditos y burbujeos inefables, sino que también se expande con orquestaciones deslumbrantes y con las voces de un coro de chicas inuit, provenientes de Groenlandia. Hay una libertad de sonidos que corta la respiración: desde  <It’s not up to you>, que exalta lo fantástico que es fiarse de lo desconocido (<sorpresas impensables a punto de suceder>, canta entre gorgoritos), hasta la erótica <Cocoon>, tan íntima, que parece la entrada de un diario secreto.
A la publicación del disco siguió una exitosa gira mundial y, tras haber documentado todos sus paisajes interiores, Björk dijo sentirse liberada. <Ahora me veo capaz de hacer cualquier cosa>, declaró. Y el mundo contuvo la respiración.


Se ha producido un error en este gadget.