Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


jueves, 27 de septiembre de 2012

KUSAMA YAYOI Y LA FUERZA DE SU ARTE


Un excelente artículo sobre una alucinante artista japonesa...
Escrito por Erika Nakasone



Hoy en dia; a sus 83 años, Kusama Yayoi; de estatura baja; vistiendo extravagantemente. Es una de las artistas mas destacadas y admiradas del Japón; a nivel internacional. Nacida en Matsumoto en 1929 , nieta de político; hija de padre mujeriego millonario; de madre violenta y astuta mujer de negocios. Kusama desde temprana edad, pintaba de manera obsesiva. Testaruda y rebelde como ella misma; decidió vivir el camino de las artes a pesar de la oposición de sus padres.

Se inscribió en la Universidad de Kyoto, en 1948; para estudiar pintura japonesa. Un Arte conservador, de ejecución y características diferente, pero influenciado por la pintura occidental; hizo que Kusama desistiera de seguir la carera y abandonó la universidad al año. Para convertirse en autodidacta de la pintura al óleo, con marcadas influencias occidentales que era lo que se practicaba en el Japón de la posguerra, un antídoto al ultra nacionalismo imperante desde la década de los años 20. Un ultra nacionalismo, tan necesario para combatir y mantener el ánimo en alto, en época de guerra.

Sus primeras exposiciones de pintura al óleo, de estilo occidental y abstracto sucedieron en la década del 50, pero el desprecio de la conservadora sociedad japonesa y el dominio de los hombres en el ambiente de las artes, la llevó a tomar la decisión de salir de su patria en busca de la libertad de expresión de las artes. Trasladándose por este motivo, a los Estados Unidos. A Seattle; para ser mas precisos; en el año 1957. Luego en 1958; se trasladaría al corazón de la bohemia: Nueva York.




En Nueva York, pasaba penurias económicas y llevaba una vida muy bohemia. Fue en la década del 60 que Kusama inicia en sus obras una explosión de creatividad, versatilidad y audacia. Realizaba happenings con desnudos que atraerían la atención de la prensa.

Fue en esta época que comenzó sus alucinaciones y crisis nerviosas que sufría, inció a expresarlos en sus obras, considerando el arte, como una cura para su enfermedad y por la que hoy; todos conocemos a Kusama, por la autora de los llamativos círculos de colores.



“Lunares”; que años mas tarde, fueran admirados por el coleccionista de arte; Marc Jacobs el director creativo de la famosa marca Louis Vuitton, quien conoció a Kusama en Tokio en el año 2006; Jacobs; creó una colección de ropa, carteras , zapatos y accesorios; dedicada a rendir tributo a Kusama. “El carácter obsesivo y la inocencia de Kusama, lo emocionan”, declaró Jacobs a la prensa.
Kusama a su regreso al Japón, se internó voluntariamente en un sanatorio debido a su enfermedad mental e instaló su taller; donde pasa la mayor parte del día. Ella comenta que el estar recluida no le impide comprar un inmueble para convertirla en su museo. Afirma ser su futuro proyecto.


Se ha producido un error en este gadget.