Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


jueves, 17 de mayo de 2012

Clements Ribeiro





Cuando dos diseñadores con talento se lo pasan bien trabajando, hay algo que no se puede remediar: los diseños se tiñen de color, los estampados invaden vestidos y blusas, y la elegancia de lo tradicional se torna algo irreverente, como si un torrente de alegría invadiera el trabajo y descolocara ligeramente cierta rigidez y formalidad generando creaciones nuevas y singulares.

Así son el brasileño Inácio Ribeiro y la británica Suzanne Clements, una feliz alianza que derrocha ingenio y maestría en cada uno de sus trabajos,  lo que les ha convertido en un referente de innovación dentro de la moda británica. Se conocieron en el Central Saint Martins y pronto formaron Clements Ribeiro, despuntando con una primera colección eléctrica, femenina y poco convencional. Desde entonces, su estilo innovador no ha parado de recibir elogios por su excelente mezcla de elegancia, calidad y electricismo.
Una exquisita combinación de atención al corte y a los acabados unida a una refinada agudeza para combinar tejidos y texturas. Un carácter propio que la legendaria casa Cacharel quiso hacer suyo cediéndoles la dirección creativa de sus  colecciones, desde 2000 hasta 2007, fecha en la cual decidieron dedicarse exclusivamente a su propia firma.

Clements Ribeiro son una coalición especial, única. Lo fácil hubiera sido conseguir un espacio dentro de la moda mediante el derroche, la sobreornamentación y la mezcla dispar, pero no ha sido así. No obstante, la particularidad de estos diseñadores estriba en una especie de inestabilidad estudiada, una oscilación equilibrada entre lo bohemio y lo elegante. Han logrado conseguir lo verdaderamente difícil, la justa medida de las cosas.



¿Cuáles son sus fuentes de inspiración?
Nos apasionan las artes visuales, en particular la pintura  y los dibujos. Somos ratas de museo y polillas de libros de arte. También viajamos todo el tiempo;  no nos referimos sólo a viajes de negocios, sino sobre todo viajes por carretera y de aventura, y por el camino hemos ido coleccionando muchos objetos y souvenirs. A lo largo de los años nos hemos visto utilizando estas cosas como objetos de investigación. La propia moda siempre ha sido una de nuestras mayores fuentes de energía, en el pasado y en el presente.

¿Cuál es su sueño como diseñadores?
Hacer prendas sensacionales que sean un reflejo de la artesanía y de la singularidad a la par que relevantes para nuestros clientes y nuestro tiempo.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción de vuestra carrera?
Haber mantenido nuestra integridad y nuestra relación a lo largo de los inevitables altibajos de una carrera de éxito en la moda.

¿Qué importancia tienen las tendencias?
Facilitan la difusión de ciertas ideas que parecen captar un momento.
Deben <suceder> en lugar de ser impuestas o seguidas. El impulso creativo en su expresión más individual nos provoca un verdadero placer.

La moda siempre  ha reflejado una época concreta. ¿Qué refleja la moda del siglo XXI?
Creemos que, hasta ahora la moda de este siglo ha mostrado una lucha muy dinámica entre las corporaciones de las grandes marcas y la resistencia creativa de las casas independientes.
Todo parece estar al borde del cambio, y como todos buscamos captar la esencia, la moda se vuelve muy plural y se dan unos niveles muy elevados de creatividad y oficio. Los periodos de cambio son siempre muy emocionantes y, por consiguiente, muy creativos, tanto en el diseño como en las estrategias.

El libro que recomendarías a todo diseñador de moda es….
La hoguera de las vanidades, de Tom Wolfe. Es una introducción tan buena como ninguna otra a todos los peligros de comerciar con las vanidades de las personas y sus costumbres y convenciones sociales.

Extraído del libro Mapa de la Moda Contemporánea

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.