Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


martes, 19 de junio de 2012

MIUCCIA PRADA





“I don´t believe in people who think that clothes are not important”

En 1971 Miuccia Prada entró en el negocio familiar. Veinte años más tarde, la tradicional firma de artículos de cuero había experimentado un cambio asombroso. La innovación de un producto tan sencillo como un bolso de nailon significaba un paso decisivo: Prada se había propuesto redefinir el lujo, la sutileza y la seducción en materia de moda. La firma Prada –dirigida por la diseñadora y su marido, Patrizio Bertelli, que empezó a trabajar con Prada en 1977 y actualmente es director general del grupo- posee una increíble capacidad para captar el clima cultural de la moda. Este sexto sentido, junto con una inequívoca habilidad comercial, ha hecho que en la última década la influencia de la marca haya aumentado considerablemente y que las ventas hayan crecido de forma notable. Todos los productos Prada, desde los bolsos hasta los zapatos, pasando por la primera colección de ropa para mujer (1988), la línea juvenil Miu Miu (1993),la ropa masculina (1994),Prada Sport (1997),y Prada Beauty (2000),están bajo control de la misma Miuccia. Pero a diferencia de muchas otras firmas gigantescas, la estética de Miuccia Prada se caracteriza por su inconformismo.Esto se debe en gran parte al carácter contradictorio de la diseñadora. Nacida en Milán en 1950 Miuccia Prada estudió ciencias políticas en la universidad de esta ciudad y fue miembro del Partido Comunista de Italia, aunque, según se dice, lucía modelos de Yves Saint Laurent en las barricadas. La diseñadora, incluida en la lista de las 30 mujeres más poderosas de Europa publicada por el “Wall Street Journal”, estudió también mimo durante un tiempo. Estas dualidades han conformado su destreza a la hora de equilibrar las fuerzas contrapuestas del arte y el negocio en su megafirma: Prada posee su propia fundación de arte, mientras que el proyecto a gran escala de la empresa consistió en una colaboración con el arquitecto Rem Koolhas para una tienda en Nueva York que se abrió el 2001.A finales de los 90,el grupo Prada se embarcó en una política de rápida expansión, confirmando su posición de líder del mercado mundial de artículos de lujo. Entre otras tiene importantes participaciones en Helmut Lang, Jil Sander, Church & Co, Azzedine Alaïa y Genny.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.