Viviendo la posteridad


Ya estamos instalados en la posteridad. En cada pequeño acto de nuestra vida cotidiana, está la intención de dejar una pequeña huella, una marca. Por ejemplo, en el mensaje que dejamos en nuestra red social favorita, ese que todos leerán si nos morimos antes de desactivar la cuenta; en las fotos de la última fiesta o reunión, que colgamos presurosos y exhibicionistas. O en los blogs que llenamos con nuestras obsesiones preferidas.

Vivimos para una imaginaria posteridad, cuando menos podemos jugar a que esta existe, y tomar la delantera eternizándonos en mensajes, ideas y opiniones.

Por eso invitamos a quien lo desee, a dejar una huella en este espacio.


viernes, 6 de julio de 2012

The Smiths | The Queen is Dead



Sello discográfico | Rough Trade
Producción | Jhonny Marr · Morrisey
Dirección artística | Caryn Cough · Morrisey
Nacionalidad | Reino Unido
Duración | 36:47

<Sabía que teníamos que hacer algo grande>


Los Smiths fueron, ante todo, una banda prolífica. La velocidad a la que sacaban material nuevo apuntaba a que sabían que durarían poco juntos. The Queen Is Dead – grabado en diciembre de 1985 aunque no vio la luz, debido a problemas legales, hasta junio 1986 – fue su tercer álbum  en dos años ( su cuarto, si incluimos el magnífico disco Hatful Of Hollow). También fue su obra maestra.


Lo que hace que el álbum sea aún más impresionante es el hecho de que la banda pasara por bastantes dificultades en esa época. No tenían manager fijo ( nadie podía soportar la relación entre Morrissey y Jhonny Marr), estaban renegociando el contrato con ladiscográfica ( el propietario de Rough Trade, Geoff Travis, es el Mr. Shankly de la segunda pista), y el bajista Andy Rouke estaba enganchado a la heroína ( le echaron y le encontraron sustituto en el tiempo que pasó entre la grabación y la publicación del disco).De todo este conflicto nació un álbum asombroso, precioso e hilarante- y todo eso en el primer tema, un salvaje aunque ingenioso ataque a la familia real, que incluye una avalancha de guitarras sobreproducidas ( Marr hace su peculiar cosecha de MC5 y la Velvet Underground)-. Tan solo hay una canción que no da la talla del todo (<Never Had No One Ever>), pero su inclusión es de agradecer, porque supone un respiro tras la triple salva inicial.

 
En The Queen Is Dead, la guitarra de Marr es más abrasiva y punzante que nunca, y el ingenio de Morrissey para las letras da siempre en la diana. El penúltimo corte, <There Is A Light…> es uno de los momentos más sublimes de la banda, donde la voz melodramática del cantante se acopla perfectamente a la guitarra incansable de Marr. Su siguiente álbum sería igual de bueno , y también el último.
Se ha producido un error en este gadget.